“Crónica de una jornada por la paz”

Deja un comentario
Al Pie, En los Bordes de la Letra

dsc_0616

Fotografía: Irving Conde
Escrito por: Marcela Montero Mendoza

La reflexión y el diálogo sobre los temas de paz y violencia, convivencia pacífica, ciudadanía, urbanismo, paz interior, círculos de la palabra, cultura de paz y educación para la paz, constituyeron la esencia del “Seminario de Cultura y Educación para la Paz, una mirada a la problemática en Mérida”, que se llevó a cabo el 11 y 12 de diciembre de 2014, organizado por la Escuela de Humanidades de la Universidad Modelo. El seminario contó con la participación de tres conferencistas magistrales y cinco ponentes. Asistieron cerca de sesenta personas, entre directivos y docentes de la Universidad Modelo, miembros de diversas asociaciones y público en general.

Esta jornada inició con la intervención del Doctor Rubén Reyes Ramírez, quien presentó los fundamentos de una línea de investigación denominada “Educación para una Cultura de Paz”, propuesta para desarrollarse en la Universidad Modelo, con la motivación de la filosofía modelista de Educar para la Vida y de ofrecer una Educación Integral. También comentó sobre la importancia del trabajo interdisciplinario y sobre los proyectos que se realizarán a mediano y largo plazo en torno a este tema.

Asimismo, fue distinguida la participación en este Seminario de tres conferencistas, investigadoras de temas relacionados con la violencia escolar, la violencia social y la cultura y educación para la paz:

La Doctora Carmen Castillo Rocha, profesora investigadora de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY, presentó un estudio de caso sobre violencia escolar como parte de un proyecto de investigación-acción de escuelas libres de violencia en Yucatán. Comentó que en las situaciones de violencia escolar existen diversos actores: las víctimas, los agresores, los observadores pasivos, las autoridades y el contexto social y familiar. Algunos de los hallazgos de sus estudios son las diversas percepciones respecto al reconocimiento del abuso diferenciado del juego o la broma y también la falta de conocimiento y capacidad de los diversos actores para enfrentar las situaciones de conflicto.

En el análisis sistémico que ha desarrollado la Dra. Castillo sobre violencia escolar son importantes el contexto histórico, político y económico de las comunidades, del Estado y del país en general. Entre los aspectos históricos analizados en el caso que presentó están: el abandono paulatino de las actividades agrícolas sustituidas por subempleos en la ciudad, la desnutrición, la división social causada por los partidos políticos y las iglesias que han influido negativamente en la convivencia pacífica.

Como conclusión afirmó que la violencia escolar es un fenómeno estructural, complejo y multi-causal, y que no basta con atender los asuntos personales de los niños maltratados, si no se atienden los relacionados con el contexto familiar, social, económico y político.

En la conferencia impartida por la Dra. María Teresa Montero Mendoza, “Los Claroscuros de la Violencias en Juárez” quien es profesora investigadora de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, se expusieron los factores que han influido históricamente en la problemática de la violencia en esta ciudad.

La conferencista inició comentando que las ciudades de la frontera son las más vulnerables a los efectos de la globalización y en el caso de Ciudad Juárez se potenció de tal forma la violencia que se convirtió en una “catástrofe social”, término que utilizó para expresar que los gobiernos históricamente han designado fondos para catástrofes naturales mas no existen presupuestos para enfrentar problemáticas sociales donde intervienen diversos agentes de la violencia. Destacó que se distingue Ciudad Juárez por la falta de empleo digno y la insuficiente oferta educativa; tampoco cuenta con presupuesto federal justo para cubrir sus necesidades sociales y esto aunado, entre otros factores, a la especulación de terrenos, la corrupción de la policía y los militares, la explotación de los empleados en las maquiladoras, la pobreza, la ruptura social, ha potenciado las violencias y generado la catástrofe social que no se ha podido solucionar en muchos años.

Informó que es hasta el 2001 cuando se crea en la UACJ la Facultad de Humanidades, la cual representa el corazón universitario, y que a partir del 2005 se publicaron diversos estudios sociodemográficos y educativos en asuntos de violencia y de paz, los cuales junto con las estrategias y proyectos para el desarrollo social por diversas instancias de forma organizada y coordinada, han conformado algunos “destellos de luz” en la dinámica social de esta ciudad. Ejemplos son la apertura de estancias infantiles y de escuelas de educación medio y medio superior en lugares estratégicos, campamentos de verano, vinculación cultural, grupos comunitarios y vecinales, empresariales, artísticos, círculos de diálogo, cursos y talleres interdisciplinarios para la formación de ciudadanía y para fomentar la convivencia pacífica.

Concluyó diciendo que es tan importante conocer cómo se construye la paz en nuestra vida cotidiana al igual que cómo se construye la violencia, para poder desmantelarla. De acuerdo con ella, es fundamental centrar la atención en la educación para la paz, la adquisición de competencias para la convivencia pacífica, los derechos humanos y la negociación de conflictos, y en la formación de redes de solidaridad y de apoyo, entre otros.

Gloria Ma. Abarca Obregón, doctora en Estudios de Paz, Conflictos y Desarrollo por la Universidad Jaume I, Castellón, España, centró su conferencia en los proyectos de Paz que se están realizando en diversas partes del mundo.

Comentó que los estudios para la paz contemplan los conceptos de paz, conflicto y violencia. Se habla de paz negativa cuando no es visible algún desorden social o de violencia, y se habla de paz imperfecta en el sentido de una construcción permanente, que no es perpetua ni es perfecta, que está en movimiento y se experimenta en el aquí y en el ahora. También mencionó que la violencia, por su parte, no es nata ni genética, es social, cultural y es aprendida. Existen violencias estructurales que no permiten el desarrollo humano como la violencia cultural, a través de los roles y estereotipos que se han normalizado en la sociedad, y la violencia física que se manifiesta en el maltrato físico. Es importante que no se confunda el conflicto como parte de la violencia, pues en realidad aquel es algo positivo, didáctico y transformador, es parte del ser humano y de nuestra diversidad. En los estudios para la paz se habla de transformación de conflictos, donde el proceso es lo más importante y se puede identificar diversas etapas como de restauración, de reconciliación y de sanación.

Habló sobre las cátedras UNESCO que tienen como objetivo el desarrollo de investigación y de programas de capacitación principalmente. En México se han creado diversas redes relacionadas con Derechos Humanos y Paz. Comentó que las experiencias más exitosas han sido las que vinculan cuerpos académicos y sociedad civil. Hizo una breve descripción histórica acerca del desarrollo de los estudios sobre paz y violencia en el mundo. Dijo que es hasta los años noventa cuando se empieza a hablar de cultura de paz y se inicia la oferta educativa en estudios de paz, violencia y conflicto. Le parece relevante abrir más espacios, redes y programas para el empoderamiento de una cultura de paz en la sociedad.

Concluyó diciendo que la paz se debe abordar de una forma sistémica y holística, donde todos los seres humanos somos responsables de su construcción. La paz es un fenómeno a la vez interno y externo al ser humano. Se trata de buscar una armonía, un equilibrio con nosotros, con los demás y con el medio ambiente. Finalmente, invitó a sumarse a grupos y asociaciones para visibilizar, reconocer, promover y actuar en alguna de las diversas formas de hacer las paces y generar redes y plataformas.

A continuación, Enrique Urzaiz Lares y Luis Arturo Carrillo Sánchez, arquitectos urbanistas, expusieron la ponencia “esPAZios”. Comentaron sobre la importancia de las formas de relacionarnos entre nosotros, con el entorno y la manera en como el tiempo, el lugar y el espacio empiezan a construirse de manera diferente. Consideran que los espacios en general propician, condicionan e influyen en el tipo de convivencias e interacciones entre los seres humanos.

Urzaiz Lares comentó que vivimos en dos escalas de la realidad: la individual, en la que estamos materializados, y otra es la inercia de la vida social, comunitaria, de la cual somos una parte. La forma en que las personas se insertan en el sistema determina sus tipos de convivencias. La pregunta es si queremos perpetuar esa maquinaria o queremos otro tipo de vida, con mayor armonía.

La arquitectura de la ciudad, para ellos, es un gran factor de influencia en la sociedad, tan importante como los medios de comunicación, la religión, entre otros. Se han desarrollado diversas propuestas alternativas principalmente surgidas de la sociedad civil organizada y en pro de la paz.

Carrillo Sánchez expuso dos ejemplos sobre proyectos urbanos en la ciudad de Mérida, una experiencia que partió de una decisión unilateral y que causó ruptura social en una zona patrimonial y que, a lo largo del tiempo, su diseño ha modificado negativamente las dinámicas de interacción y bienestar social y ha atentado contra los sistemas ecológicos y los espacios colectivos. Afirmó que las decisiones de proyectos urbanos con visión pacífica deben considerar a la población, los colonos, la sociedad civil organizada, los cuerpos colegiados y académicos, empresarios, especialistas y asesores, entre otros; además del desarrollo de un plan maestro donde se analicen todas las vertientes y contextos, a través de procesos de transparencia y de participación activa y responsable.

Concluyó que en el momento en que se comparte la historia sobre un espacio y se logra la apropiación física y significativa, se fomenta el sentido de pertenencia y la identidad colectiva.

Edwina Rauch expuso la ponencia “Virtudes pacífico-críticas y prácticas educativas para la Paz”, donde hizo una reflexión sobre la paz interior y la capacidad de discernimiento a través del pensamiento crítico y de la auto-observación. Reconoce que todos tenemos límites y que a la vez podemos conocer más y sorprendernos; que es posible ser frágil sin ser débil. También destacó los beneficios y bondades de los círculos de palabra, los cuales son un espacio de encuentro que propician la reflexión, acompañamiento, sanación, celebración, crecimiento e introspección. Mencionó algunas de las habilidades para la convivencia pacífica que son parte de la experiencia vivencial en los círculos de palabra como la humildad, autenticidad, lucidez, trascendencia, imparcialidad, empatía, equidad y diversidad.

Finalmente concluyó que en las Universidades se debe promover estas habilidades a través de estrategias, programas y proyectos, e hizo un recuento de diversas experiencias de éxito en otros países.

“Miradas a una Cultura de Paz en Mérida” fue el título de mi ponencia, donde abordé los resultados preliminares de un proyecto en elaboración que recopila diversas iniciativas de personas y grupos comprometidos en la construcción de una ciudadanía y la convivencia pacífica. Presenté una síntesis de las visiones sobre la problemática de la violencia y la paz en Mérida así como también expuse las propuestas y alternativas para generar una cultura de paz.

Como conclusión señalé que la cultura de paz se construye a través del diálogo, la reflexión y la iniciativa individual y colectiva de personas con ideales y valores, sensibles y creativos, que se han dado la oportunidad de analizar su realidad, sus necesidades y la de otros; que han incidido o intervenido modificando y mejorando esa realidad para vivir y convivir de manera pacífica.

Para finalizar esta reseña quiero comentar que, como parte del Seminario, la Dra. Abarca impartió un taller sobre Educación para la Paz dirigido a docentes de la Universidad Modelo, el cual destacó por la participación entusiasta y el compromiso de llevar estos aprendizajes al aula. Ha sido muy significativa la retroalimentación de las personas que asistieron al Seminario por la motivación de continuar construyendo espacios de paz y de realizar proyectos en conjunto.

En la Escuela de Humanidades estamos diseñando actividades académicas y de vinculación interdisciplinaria, con la expectativa de integrar a más personas de la comunidad modelista y de la sociedad en la transformación positiva y comprometida de nuestro entorno.

No.19
No. 19
no.19
No.19
no. 19

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s