Crónica sobre la exposición más relevante de unos artistas irrelevantes.

Deja un comentario
Alpie, Crónica

CUBA, VIDA Y BARRERAS - IVAN CUEVAS HERNÁNDEZ

Fotografía por: Iván Cuevas Hernández
Escrito por: Rubén Ojeda Guzmán

Ojo –me dijo mi compadre en un inbox al momento que me mandaba una convocatoria para una exhibición en el DF–. Sí, ya la vi. No tengo obra –salté yo–. ¿Y lo que me mandaste de pintura? –preguntó mi compadre sorprendido de mi abyecta respuesta–. Ya aprendí que eso de que uno ande pagando el flete de su obra no deja nada bueno –ya me había encabronado con el compadre–.

El 18 de febrero de 2010 se inauguró la Galería del Comercio en la calle de José Martí esquina con Comercio en el Distrito Federal. Este escaparate fue desarrollado para hacer –un poco y por unos momentos– de lado la solemnidad y esnobismo que recubre a la práctica artística en la capital del país. No hay paredes blancas, ni textos curatoriales. ¡Vaya! No hay ni tazas o calendarios de Van Gogh.[1] Pero la convocatoria que mi compadre me había mandado hace unos días no tenía que ver, en absoluto, con la Galería del Comercio; viene al caso por un acontecimiento que revela mi enojo con el compadre por mandarme dicha convocatoria.

A sus cuatro años de labor ininterrumpida la Galería del Comercio llevó a cabo una revisión del proyecto en la Casa del Lago Juan José Arriola. Debido a que en el 2012, Los Irrelevantistas –el colectivo en el que mi compadre y yo trabajamos– hicimos una ‘escenita’ en la Galería del Comercio, nos invitan a colaborar en la revisión. Decidimos participar con una pieza de nuestra colega Fátima Ramos: un futbolito para 16 jugadores –o 32, si nos poníamos más radicales–. La emoción nos invadía: ¡A huevo! Estamos en la exposición coyuntural de nuestra incipiente trayectoria! Y como siempre, fuimos haciendo un chingo de ruido.

La Galería nos propuso pagar la mitad del envío de la obra, que por sus características tenía que ser transportada en un vehículo de carga, de Cholula al Distrito Federal. La mitad del chiste no salió barata. El sábado 2 de agosto del año 2014, tras un montaje accidentado, se celebró nuestra participación en la exposición Memoria Abierta de la Galería del Comercio en el Bosque de Chapultepec. Finalmente, todo salió muy bonito: la gente se acercó, se llenó de participantes, sonrieron y nosotros sacamos fotos muy bonitas.[2] Nuestra pieza estuvo en Casa del Lago lo que restaba de la exhibición.

Cuando la exposición tuvo que desmontarse a nosotros se nos comenzó a hacer clara una cosa: había que pagar otro flete para regresar la pieza. Y no lo iba a pagar la Galería del Comercio porque ese no había sido el trato, ni lo iba a pagar la UNAM –institución a cargo de la Casa del Lago–. Iban a ser, algo así como, 16 mil pesos. Al final de cuenta, no lo íbamos a pagar ni nosotros mismos. Como ninguna de las partes habíamos presupuesto qué habría de pasar con dicha pieza, no dimensionamos el destino que iba a tener en consecuencia. Las negociaciones fueron largas y no llevaron a ningún sitio.

Sobre la pieza, pensábamos que debería estar en alguna institución o galería, que deberíamos haber sacado por lo menos para su producción. Por lo menos, que nos la hubieran aceptado en donación. No sucedió nada de eso. Por otra parte, la administración de la Casa del Lago nos advirtió la falta de espacio y disposición para guardar la pieza más de una semana –que se convirtieron en tres–.

No era un problema de nosotros, y no lo digo en reclamo. Tampoco era una falla de la Galería del Comercio, ni de la UNAM. Es un problema de la ‘estructura cultural’ del país –y no me atrevo a omitir “del país” nada más porque no conozco las estructuras de otros países–. Estábamos entendiendo de primera mano que la práctica artística no es únicamente un trabajo no remunerado –¡suertudos los jóvenes artistas que solamente no son remunerados!– sino que en la mayoría de los casos es costeado por los mismos artistas. O sus papás.

¿Qué aspiraciones puede tener un recién egresado con su título de artista bajo la luz de las condiciones del mercado del arte y de las políticas precarias de los circuitos de los bienes artísticos?¿Es vigente seguir produciendo bajo la misma lógica de circulación? Son preguntas que tengo en la cabeza desde entonces.

En la mayoría de los casos de los artistas incipientes (no consagrados) –casos que he conocido en los últimos meses–, las piezas que producen no circulan más allá de un par de exposiciones, si es que bien les va. Esas obras pasarán el resto de su vida almacenadas en los talleres o bodegas de esos artistas o serán reutilizadas como material para la realización de otras obras, sino es todavía no han sido destruidas y tiradas a la basura.

¡Qué coincidencia! Finalmente se nos dijo que la pieza iba a ser tirada a la basura. Hasta ahora no me he atrevido a preguntar qué ha pasado con el asunto por temor a que me digan que, efectivamente, nuestro querido futbolito ha dejado de existir como obra de arte. No obstante, contamos con una estrellita más en nuestros cortos currículos y tenemos buena salud. Hasta ahora.

¡Vamos ya! A fin de cuentas voy a terminar aplicando a la convocatoria que el mentado compadre me mandó para que, al cabo, me cepillen y me consuele con la historia que les acabo de contar.[3]


NOTAS

[1] Para conocer un poco más sobre este proyecto les recomiendo el texto escrito por el mismo compadre de esta historia, que dicho sea de paso escribía para la revista esnob: http://www.revistaesnob.com/2013/10/galeria-de-comercio/

[2] Para ver las fotos vayan a: http://losirrelevantistas.wordpress.com/

[3] Este artículo fue escrito gracias al apoyo del programa Jóvenes Creadores del FONCA 2014-15.

No.20
No. 20
no.20
No.20

Anuncios
Escrito por

Revista de Literatura, Arte y Humanidades editada por la Escuela de Humanidades de la Universidad Modelo. Ha publicando periódicamente del 2002 a la fecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s